VODAFONE sufre perdidas tras la compra de ONO.

vodafoneonemasrapido

Comprar ONO era indispensable para reaccionar a la guerra abierta por MOVISTAR con FUSION que comercializó la primera oferta convergente del mercado dejando sin poder de reacción a muchos operadores que de hecho denunciaron la oferta ante las autoridades por no poder replicarlo aunque con poco éxito.

La realidad es que las cuentas presentadas en el registro mercantil por VODAFONE demuestran que desde el 2010 facturaba algo más de 6300 millones de facturación y hoy en día factura algo menos de 4000 millones al año, una bajada de los ingresos que supuso además una recapitalización de VODAFONE de casi 1300 millones de euros para hacer frente a la compra de ONO.

Pero además la compra necesaria sin duda de ONO ha hecho que el beneficio cambie de algo más de 950 millones de euros en el 2010 a unas perdidas de 159 millones de euros, es decir la primera vez que VODAFONE pierde dinero. La realidad es que los ingresos han disminuido en muchos puntos de hecho si bien aumentaron los ingresos por datos un 6%, los ingresos en el resto de servicios, como la voz, se redujeron un 18% debido a la competencia de otros operadores, a las OMVs y a YOIGO entre otros.

Sin embargo VODAFONE no se rinde y es consciente que aunque sea su primer año en perdidas, frenar sus inversiones si que puede ser peligroso para su negocio y debe mantener la mejor red 4G de España en velocidad (en cobertura parece que ORANGE les gane, por mucho que les critiquen…) y por eso sigue invirtiendo más de 1100 millones en 4G/fibra (el doble que el año pasado prácticamente).

Si tenemos en cuenta que con sus ingresos y un gasto de 1100 millones en 4G, y la compra de ONO, ha sido capaz de perder solo 160 millones de euros, queda claro que sin duda VODAFONE recuperará los beneficios en los próximos años probablemente gracias a soluciones convergentes nuevos, apuesta por servicios de TV y otros que la ayuden a compensar las perdidas del negocio de la voz.

VODAFONE no ha sabido llevar bien el tema de “operadores virtuales” y prueba de ello es que perdió a PEPEPHONE como cliente, cuando en realidad, con la cartera de clientes de más de 400 000 clientes y con una media de unos 50 minutos al mes recibidos por linea, le reportaba casi un cuarto de millón de euros de ingresos mensuales en terminación (porque PEPEPHONE es una OMV reseller y no recibe ingresos de llamadas recibidas)  a los que renunció por negarse a mejorar precios y a dar acceso al 4G a un precio competitivo. ¿Fue más inteligente MOVISTAR? ¿O incluso YOIGO cuando quiso llevarles?

La operadora roja VODAFONE debería cambiar su política de OMVs ahora que YOIGO tiene intenciones por revender su red con el permiso de la CNMC e incluso dar acceso al acuerdo con MOVISTAR, y así al menos hacerse a la idea que mejor ganar algo en su red, y que le cueste 0€ llamar a esa OMV (al no tener que pagar terminación ella) a hacer que ORANGE siga creciendo en el mercado y le siga arrebatando puestos

 

Share
Posted in Articulos.


Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>